Saharauis, preparados para el regreso

Reportaje publicado el sábado 10 de diciembre de 2011 en HOY, coincidiendo con el Día de los Derechos Humanos.

Clica sobre la imagen para ampliar

Exposición de Lamadrid en el MEIAC

Esta mañana me he acercado al MEIAC (Museo Extremeño de Iberoamericano de Arte Contemporáneo) de Badajoz para visitar la exposición del fotógrafo sevillano José Antonio de Lamadrid.
No pretendo realizar una crítica, positiva o negativa, de lo que he visto, pero sí me ha hecho reflexionar una vez más sobre cómo hay que trabajar para poder exponer en un museo de estas características.

Lo primero que hay que tener es una trayectoria profesional importante, algo que yo de momento…
Solo hay que visitar su web http://www.delamadrid.com para ver a qué se ha dedicado estos años. Os la recomiendo si os gusta el fotoperiodismo.

Lo segundo es que te dediques plenamente a ello e inviertas una buena cantidad de pasta en viajes y ampliaciones, por lo menos al principio, luego es posible que te los financien o subvencionen.

Y por último que no te compliques mucho a la hora de procesar las fotos.

Antes de entrar en detalles sobre qué me ha parecido la exposición os explico un poco la temática sobre la que gira.

Título: “Los Otros: las minorías Cristiana, Musulmana y Judía en tres países mediterráneos”

La muestra recoge el día a día de diversas comunidades religiosas minoritarias en un entorno cuya confesión mayoritaria es diferente. Para ello Lamadrid se ha sumergido en la vida de estas personas, registrando sus momentos de intimidad, los juegos, la celebración de sus ritos religiosos, sus templos…

El viaje comienza en España, en Talayuela (Cáceres), medalla de Extremadura por ser considerado un ejemplo de integración entre varias culturas. El 40 % de sus habitantes proceden de países musulmanes como Marruecos, Argelia y Senegal.

Su mirada se traslada a continuación a un extremo del Mediterráneo, Estambul, en Turquía, un país donde la mayoría de la población es musulmana y solo 2% cristiana, en su mayoría ortodoxa.

Lamadrid finaliza su viaje en otro país mediterráneo, Marruecos. Aquí visita Casablanca y otras ciudades donde la población musulmana convive con la minoría judía desde hace varios siglos.

Mi particular análisis:
La muestra, que se divide en tres partes, está formada por 42 fotografías en color, ampliadas a 50x70cm e impresas con sistema Lambda sobre papel Endura RC y montadas sobre Dibond.

El formato ya de entrada es interesante y el bajo ruido en las imágenes es de agradecer. También hay que tener en cuenta la distancia a la que se debe de observar una imagen de este tamaño.

También es de agradecer ver color. Desde que José María Mellado publicó su libro ‘Fotografía digital de alta calidad’ http://www.digitalaltacalidad.com/ han sido muchos los profesionales y aficionados que se han, nos hemos subido al carro de sus conocimientos poniéndolos en práctica. Unos mejor que otros, y no lo digo por mi

También hay que darle las gracias a nuestro querido Photoshop. Yo personalmente hubiera preferido verlas en blanco y negro. Creo que el tema lo merece.

Os recuerdo que antes, con la fotografía tradicional, síiiiii la de carrete, ese que se me olvidó poner una vez, procesar una fotografía en color era muchísimo más complicado y costoso que ahora.
Lamentablemente trabajar en color implica muchas cosas y lo primero es precisión, algo de lo que creo que carecen las imágenes que se presentan.

En esta exposición, respetando y aplaudiendo el carácter sociológico y el trabajo, no solo fotográfico, también de análisis y estudio de varias culturas, etc, etc, etc., estas fotografías están mal procesadas y eso le resta fuerza.

Durante mi visita me di cuenta rápidamente que cobraba más protagonismo los ajustes de color que la historia que se escondía detrás de cada foto y no porque yo fuera directamente a fijarme en ello, es que se aprecia en exceso.

El color en sí me parece muy acertado, pero los tremendos halos que acompañan a todas las imágenes es algo incomprensible. Si se hicieron de forma consciente creo que carece de sentido en este tipo de exposiciones.

Ejemplo de ello y si visitáis la web de Lamadrid podéis apreciar en la que se titula ‘Huria’ como alrededor de la alfombra se ve un gran halo blanco, al igual que a los cojines. Esto se repite en casi la totalidad del trabajo.

Por otro lado existen imágenes, que al margen del ‘procesado’, están cargadas de una enorme fuerza. Ejemplo de ello son ‘Retorno a la familia’, donde un niño parece escuchar a escondidas la conversación privada entre madre e hija mayor en la cocina.
Detalles como el de ‘En la plantación de tabaco’. Aquí dos hombres se cruzan. Uno guarda un mechero mientras otro da una calada a un cigarro.

Para terminar quiero hacer referencia a tres imágenes que llevan por título ‘Hogar judío de ancianos’. Un precioso retrato pero excesivamente pequeño para el formato del papel; una imagen de dos ancianos cogidos del brazo pero que insisto el procesado desmerece la fuerza de esa imagen y por último una señora sentada a las puertas de una habitación comunitaria.

Sin duda merece la pena ver la muestra de este fotoperiodista y ver como el procesado en las imágenes en color cada vez va cobrando más fuerza.

Ya escribí algo sobre este tema al principio

https://lugarra.wordpress.com/2008/04/01/alguien-no-se-ha-enterado-de-que-va-esto/

Que disfrutéis de la exposición.