Austriligion (2010)

Austria se caracteriza por ser un país pensado para el turista deportivo y de naturaleza. Sálvese esa parte donde la música y la cultura mantiene sus adeptos.

Es fácil encontrar pueblos adaptados únicamente para el ciclista de montaña, el esquiador o escalador y senderista. Sus tiendas, bares, aparcamientos y restaurantes están dedicados a un deporte concreto, lo que los convierte en auténticos centros de reunión donde hablar o practicar sobre tu deporte favorito.

Los moteros tienen también en este país un buen lugar para disfrutar de miles de curvas y por eso es fácil encontrar poblaciones donde la bienvenida te la da, por ejemplo, una gigantesca calabera pirata montada sobre una Harley. Aquí los restaurantes de carretera no tienen que pelearse por atraer a los locos de las dos ruedas. Es tal el número de aficionados que puedes viajar durante más de 100 km y encontrar un pueblo tras otro ocupado por gigantescas concentraciones. Un auténtico circuito en plena naturaleza.

Algo parecido debió pasar con la religión en algún tiempo pasado. Cuando la fe movía montañas, y Austria se caracteriza por eso, por las montañas digo, así que deduzco que debió de haber mucha fe en otros tiempos. Y digo debió porque pocos son los feligreses que yo he visto durante mi viaje ejerciendo la fe.

Sorprende ver el gran número de símbolos religiosos que siembran el país. Encuentras altares en el interior de bosques, Cristos crucificados en solitarios cruces de carretera, en rutas senderistas, cruces solitarias en la pared de un callejón, altares junto a un árbol, o hermosas pinturas religiosas en infinidad de casas, establos, hoteles o tiendas.

Del mismo modo se da una gran variedad de imágenes donde Vírgenes y Cristos cambian de rasgos en cada encuentro. Eso sí, casi todos tallados en madera y con una elaborada factura.

Con estas fotos os acerco esa otra Austria, ese otro país, alejado del clásico paraíso del esquí y los deportes de invierno.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Austriligion (2010)

  1. Fantásticas fotos de un país que otrora me fascinó y hoy repudio como si de un cuñado gripado se tratara.
    Por cierto, te dejo en el holly, un intercambio de fotos que, si, se pierde en el tiempo, pero no en mi debe, acerca de una farola… ¿te acuerdas?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s