Workshop Street Photography en Lisboa

Workshop finalizado. Próxima convocatoria: Octubre 2014.

Puedes ver las fotografías tomadas durante este taller AQUÍ

Workshop streephoto Lisboa. Abril 2014

Después de estos últimos años organizando, dirigiendo e impartiendo los Talleres de Iniciación y Avanzado, (www.lucasgarra.com) en los que he tenido la fortuna de conocer a personas sensacionales que hoy forman parte de mi diario personal, creo que es el momento adecuado para ofrecer una formación más específica basada en mis conocimientos y experiencia en la fotografía documental y callejera. Deseo que esa experiencia que hoy pongo sobre la mesa le sirva a los participantes para engranar con mayor precisión ese mecanismo que le empuje a conseguir sus metas fotográficas y a descubrir sus posibilidades.

Te presento este madurado proyecto de formación que me llevará a diferentes pueblos, ciudades y países y que este año 2014 arranca en Portugal.

Es importante entender que estos talleres no giran en torno a la fotografía de viajes o turística. Hablamos de talleres independientes unos de otros en los que trabajaremos sobre personas, sensaciones, sentimientos, historias y momentos, dependiendo del lugar y del enfoque del taller.

Abril 2014. Workshop de streetphoto en Lisboa

Objetivos del taller:

Taller intensivo de 3 días en Lisboa que te ayudará a crecer como fotógraf@ de calle.
Conocerás tus capacidades, descubrirás tus miedos o limitaciones y aprenderás cómo se pueden superar. Aplicaremos unas bases de trabajo para subir unos peldaños en los diferentes niveles de comprensión de una fotografía callejera o documental.
Si un sentido tiene este workshop es explicar y tratar de solucionar aquellos temas o situaciones a las que yo mismo he tenido que enfrentarme como fotógrafo de calle y documental a lo largo de estos años fotografiando en diferentes ciudades y países.
Es mi intención ayudarte a plantarle cara al momento decisivo, a la cultura visual y descubrir en qué nivel te encuentras para lograr dar un paso más.
Veremos las claves que nos ayudarán a luchar contra el miedo a fotografiar a desconocidos y exploraremos ese camino que nos lleve hacia una fotografía sincera y emotiva.

Estructura:
El primer día los participantes tendrán la oportunidad de presentar su trabajo para recibir una crítica constructiva. Esto me dará algunas respuestas sobre vuestra forma de mirar y me ayudará a guiaros. Los interesados pueden traer entre 10 y 15 fotografías, preferiblemente en papel.
El día también estárá dedicado a una importante parte de teoría y reflexión que os ayudará a enfrentaros a las prácticas que se realizarán en los siguientes días.
Trabajaremos juntos para discutir y revisar las imágenes y una gran parte del día la dedicaremos a fotografiar en las calles de la ciudad donde pondremos en práctica los consejos que os iré aportando.

Información:

– Lugar: Lisboa (Portugal).
– Fecha: 18, 19 y 20 de abril de 2014. (Puente de Semana Santa).
– Salida: Viernes, día 18 de abril, a las 10.00 h.
– Regreso: Domingo, día 20 de abril, a las 21.00 h. (aprox)
– Matrícula: 300 euros. Incluye: Taller + 2 noches de alojamiento + desayunos + cena del primer día + traslados (Badajoz-Lisboa-Badajoz en el vehículo de la organización).
– Reserva de plazas: Hasta el 28 de febrero de 2014 y por riguroso orden de inscripción. Para confirmar la plaza se requiere un depósito de 100 euros. El resto de la cantidad concerniente a la matrícula se abonará antes del día 15 de marzo de 2014.
– Nº de participantes: Máximo 7. Mínimo 5 (*)
– Traslados:
Badajoz-Lisboa-Badajoz, en el vehículo de la organización.
– Alojamiento: Nos alojaremos en una vivienda con 8 habitaciones y completamente equipada. Dispone de wifi.
– Idioma: El taller se impartirá en español.

Equipo requerido (**)
– Cualquier tipo de cámara fotográfica digital siempre que el participante tenga control sobre su funcionamiento (reflex, compacta, micro 4/3…) ya que en el taller no está previsto que se traten temas técnicos propios de un taller de iniciación a la fotografía.
– Complementos: Tarjetas, lector de tarjetas, baterías, cargadores, ordenador portátil…
– Recomendaciones: Documentación personal, tarjeta sanitaria internacional, medicamentos (en caso de necesitarlos), seguro de viaje, ropa de temporada y calzado cómodo, mochila o bolso pequeño para callejear. Teniendo en cuenta el tipo de taller y el estilo sobre el que trabajaremos es recomendable ir ligero de equipo fotográfico y evitar mochilas voluminosas y muy cargadas.

(*) Se trata de un taller que necesita una organización logística por lo que en caso de que el participante cancele su asistencia no se devolverá el importe de la matrícula. Lucas Garra Photography se reserva el derecho a suspender el taller en cualquier momento si no se alcanza el número mínimo de participantes o por imprevistos ajenos a la voluntad de la organización. En el caso de que esto sucediera se reembolsará a cada uno de los matriculados la cántidad íntegra abonada hasta ese momento.

(**) Lucas Garra Photography no se responsabilizará en ninguna circunstancia de las pertenencias de cada participante.

Si estás interesad@ en participar o necesitas aclarar cualquier tipo de duda puedes ponerte en contacto conmigo en el teléfono 665 932 952 o dejando tu mensaje aquí abajo. Estaré encantado de atenderte.

www.lucasgarra.com

…………………………………………………………………………………………………………………….

Ciudad de vacaciones (VI). Club Mediterranée (España)

El Club Mediterranée o Club Med (Cadaqués – España): Este proyecto urabanístico estuvo revisado por Dalí y fue construido sobre un espectacular entorno natural en Cadaqués, en la Costa Brava. Se construyó con mimo y tratando de no deteriorar el entorno natural de la zona, por eso las pequeñas casas diseñadas con material y estructura idéntica a las que había en la zona se edificaron en lugares específicos sobre las rocas.

Clicando en la foto podéis ver un reportaje fotográfico sobre este lugar realizado por el Club CELA (Club de Exploradores de Lugares Abandonados)

Fotografía: © Club CELA
web: http://www.clubcela.com/modules.php?name=ETFrame&op=ver&fid=18

La ley de costas obligó hace pocos años a su demolición y devolver ese espacio a su estado natural ya que pertenece a un entorno protegido. Hoy se ha convertido en una ruta senderista. Os dejo un enlace al extraordinario reportaje que realizó el programa de La 2 ‘El escarabajo verde’

———-

Ciudad de vacaciones (Parte II) Grossinger (Liberty-Nueva York-EE.UU.)

Ciudad de vacaciones (II). Grossinger (Liberty – Nueva York – EE.UU.)

Grossinger (Liberty-Nueva York): A solo un par de horas de Nueva York se encuentran los montes Catskill, o como se conocen, los Alpes Judíos. Un lugar formado por varios pueblecitos habitados por inmigrantes de la Europa Central y donde un gran número de miembros de la comunidad judía se había establecido. El lugar ofreció a esta comunidad una buena ocasión para alquilar habitaciones llegando con el tiempo a edificar los primeros hoteles de la zona. Después de la Segunda Guerra Mundial y tras la llegada de los judíos que sufrieron la persecución nazi, los Catskill vivieron su apogeo.

El Hotel Grossinger, que se remonta al siglo XIX y cerró sus puertas en 1986, es una de las mejores representaciones de lo que fueron los montes Catskill y la evidencia más clara de la caida de este lugar como resort. Hoy solo se mantienen los greens del campo de golf. El complejo estaba formado por 35 edificios repartidos en 1.200 ha. y recibía a unas 150.000 personas al año.

La zona inició su declive en los años 60′ del pasado siglo, dando lugar en los 80′ al cierre de los primeros hoteles, algo que duró hasta los 90′. Hoy es un lugar solitario, aunque varias familias ortodoxas aprovecharon algunos de los bungalows para recupearlos y convertirlos en su hogar.

Vista aérea del resort Grossinger en los Catskill cuando aún funcionaba

La piscina descubierta de Grossinger en la década de los 60′

Para aquellos que estéis interesados en conocer la historia de Grossinger y los Catskill el graduado en geografía, escritor y fotógrafo Jonathan Haeber realizó el libro titulado ‘Grossinger’s: City of Refuge and Illusion’ No perdáis la oportunidad de visitar su blog y ojear sus proyectos sobre espacios abandonados.

Portada del libro ‘Grossinger’s city of refuge and illusion’, de Jonathan Haeber

Blog de Jonathan Haeber

Otro fotógrafo que también ha documentado el estado en el que se encuentra este resort es Scott Haefner. Si no me equivoco su trabajo es de 2010.

Web del fotógrafo Scott Haefner

Este vídeo sobre Grossinger lo ha realizado el fotógrafo de Florida Walter Arnold, cuyo trabajo también está muy centrado en los espacios abandonados, la prueba es que su blog se llama “The art of abandonment” (El arte del abandono).

Este fotógrafo aplica a sus imágenes un procesado HDR que dota a esos espacios de colores muy saturados, aportando vida e ilusión a un lugar muerto.

   

Web del fotógrafo Walter Arnold

Blog del fotógrafo Walter Arnold

Con la cruz a cuestas

Hoy os traigo una de esas historias por las que apuesto y que habitualmente no tienen cabida en los medios de comunicación.

Es una historia sencilla, humana, de esas que pasan desapercibidas. El pasado domingo fue publicada en el Diario HOY. Ahora os la dejo aquí en la versión completa.

———

Con la cruz a cuestas.

Por Lucas Garra.

Este mes el barrio pacense de San Roque ha lucido menos florido. El pasado día 11 la ruta de las Cruces de Mayo pasaba por 17 altares situados en puntos emblemáticos como la calle Reyes Huertas, Dos de Mayo, Corte de Peleas, las iglesias de la Concepción y Santísima Trinidad o los colegios Luis Vives, Virgen de Guadalupe y Enrique Iglesias, pero faltaba uno de los más importantes, el del número 77 de la calle López de Tovar, el que desde hace 14 años Asunción Sotoca, toledana de nacimiento y pacense de adopción, decoraba con cariño.

      Esta fue la última cruz de mayo que Asunción instaló en la puerta de su casa. Fue en mayo de 2010.

Desde finales de enero Asunción vive en el Hogar Residencia Virgen de la Soledad Hermanitas de Ancianos Desamparados, situado entre el complejo deportivo de La Granadilla y la carretera de Olivenza, a las afueras de Badajoz.

Aquí llegó a finales de enero en silla de ruedas y con dolores de espalda. Hoy se alegra de poder caminar de nuevo y haber recuperado la movilidad, no nota las alergias que la debilitaban tanto y dice que este año aún no se ha constipado. Se siente bien aunque no le gusta tomar la medicación que Sor Isabel le da cada mañana “Yo le digo que me siento muy bien, que para qué las quiero”, comenta con resignación.

      Fachada de la residencia de ancianos donde ahora vive Asunción Sotoca.

Su amor por las flores de papel la ha llevado a ganar en varias ocasiones el premio al mejor altar y en otras dos la Asociación de Vecinos del barrio le ha rendido un homenaje reconociendo su esfuerzo por mantener y difundir esta tradición durante tantos años. “He recibido muchos premios pero solo me quedan unos pocos, los demás han desaparecido. Las placas de los homenajes aún las tengo. El último fue en 2010”, afirma mientras los muestra con orgullo.

Ahora, esos premios y placas que decoraban el salón de su casa lucen en el mueble que preside el comedor del pabellón Santa Teresita. “Esta es mi mesa. Aquí como todos los días y aquellos son los premios que me han dado. Yo quiero volver a mi casa pero sé que aquí estoy mejor atendida. Me dan de comer, me ponen la cama limpia y hasta me dan ropa si la necesito” afirma con un nudo en la garganta mientras mira por la ventana del salón a los gatos que pasean por el parque y que cada día alimenta con sus manos. “Sabes, yo tenía 5 gatos en mi casa, pero creo que se los llevó el ayuntamiento cuando me trajeron aquí. No sé qué habrá sido de ellos”, dice con nostalgia.

Asunción en 2010 mostrando las placas de los homenajes en el salón de su casa.

Asunción en 2012 junto al mueble del comedor del pabellón Santa Teresita y en el que hoy se muestran algunos de sus premios.

Asunción nació en Toledo el 3 de noviembre de 1928, vivió tres años en Madrid bajo el auspicio de las monjas después de una operación de oído y se marchó a Francia, donde permaneció 20 años. Allí se casó con un salvaleonense y trabajó como asistenta de hogar para un médico y en 1977 regresaron a Badajoz para quedarse definitivamente.

No ha tenido hijos y su marido, con quien compartía su afición por las Cruces, murió hace 9 años. De sus tres hermanos y una hermana no sabe nada desde que se marchó a Francia, solo que Félix y Felisa murieron. “Si ahora me cruzara con Juanito o Pablo no los reconocería”, afirma.

La soledad, sus 83 años de edad, la salud y varias caídas en su casa sin que nadie pudiera socorrerla han sido las causas de su ingreso en este Hogar: “Cuando me levantaba de noche al servicio me caía y ya no podía levantarme hasta que no venía mi amiga Isabel por la mañana. Eso me ha pasado muchas veces”, comenta mientras asiente con rotundidad.

Ahora se aloja en el pabellón Santa Teresita, dirigido por Sor Isabel y comparte habitación con Laura, una nueva amiga.

Asunción posa con la cruz que ha preparado este año en el comedor del pabellón Santa Teresita de la Residencia para ancianos Virgen de la Soledad.

Para mantenerse ocupada Asunción tiene asignadas algunas tareas. Cada mañana se encarga de dar el desayuno a los más desvalidos y después va a misa. Los lunes asiste a clases de escritura y manualidades, los jueves hace gimnasia en grupo y los viernes juega unas partidas de bingo con sus nuevas amistades. “La comida es a las 12.30, la cena a las 18.30 y a las 19.30 ya estamos en la cama, hasta las 7 de la mañana que comienza el día, ¡anda que no dormimos horas aquí!”, se apresura a decir.

Por precaución aún no puede salir sola por la ciudad y espera esos días en que sus amigas van a por ella para llevarla a comer a un centro comercial o a dar un paseo por el campo, pero lo que más desea es volver a su casa. Esa es ahora su verdadera cruz.

“Yo quiero ir a mi casa si estuviera como Dios manda, pero no me dejan porque saben que no volvería aquí. Si me voy hay personas que se enfadarían mucho conmigo. Me han llevado dos veces pero allí ya no hay ni una silla donde sentarse. Se lo han llevado todo”, dice mientras mueve la cabeza.

Los recuerdos

Recuerda con cariño a las amistades de la calle donde vivió tantos años, las charlas en la puerta de casa, o sentadas en el banco de la esquina junto al bar donde se tomaban una cerveza con el aperitivo. Habla de María, Carmen, su sobrina Antonia, ‘la Puri’ y de una niña que en 2011 sufrió importantes quemaduras y a la que ha dejado los pocos ahorros que le quedaban.

Los recuerdos de su vida se reparten por las diferentes salas de su nuevo hogar, como la foto de su boda en Francia y el cuadro de una virgen que hace muchos años le regaló su madre, colocados ahora junto a la ventana de la sala de baño y la lavandería.

Por deseo de su marido Asunción ha donado su casa a la hermandad religiosa que ahora le da cobijo. Hoy su vivienda está vacía y cerrada y junto a esta, donde antes vivían algunas de sus vecinas, ahora hay un gran solar que predice lo que tarde o temprano ocurrirá también con la suya.

Aunque su hogar ha cambiado su amor por las flores de papel y las cruces de mayo sigue intacta. La última vez que participó en estos actos fue en 2010. Al año siguiente la salud le jugó una mala pasada y no pudo realizar las flores. Este año, aunque tampoco ha podido estar en su barrio también ha hecho el arreglo floral para una cruz que le han traído. Está decorada con flores de papel de seda color rosa y tiene poco más de un metro de altura aunque afirma que es pequeña en comparación con otras que ha hecho.

“Este año no me han dejado salir pero el año que viene quiero poner una grande en la Asociación de Vecinos, creo que la haré con flores rojas o blancas”, afirma con ilusión.

Es probable que esta no sea la mejor ni la más grande de las que Asunción ha realizado en su vida pero sí una de las más importantes, porque aunque ahora viva lejos de su barrio, ella siempre formará parte de las Cruces de Mayo de San Roque.

Mayo de 2012. Fachada de la que fuera casa de Asunción Sotoca en el barrio de San Roque (Badajoz)